Anselmo Miguel Nieto (Valladolid, 1881 - 1964). Destacó como pintor de retratos, en especial femeninos, donde seguía los pasos de Zurbarán o el mismo Romero de Torres, con una obra dotada de gran sensualidad. Evolucionó desde el realismo expresionista al modernismo, y se reconoce la influencia de la pintura de Joaquín Sorolla en la luminosidad.
Hijo de una familia modesta, estudió pintura en la Academia de Bellas Artes de Valladolid, entonces dirigida por el artista José Martí y Monsó. Marchó a Madrid en 1900 para continuar sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en compañía de quien sería su inseparable amigo de por vida, el pintor bilbaino Aurelio Arteta.

En esa época conoció a grandes artistas, entre otros a Pablo Picasso. Becado, viajó a completar su formación a Roma y París, para instalarse definitivamente en la capital de España en 1906. Es el momento en que despegó su reconocimiento, participando en las exposiciones internacionales de Buenos Aires y Múnich.

En 1922 se marchó durante siete años a Argentina y Chile, junto a su también amigo, Julio Romero de Torres.